Archivo para mayo, 2009

PRECOCIDAD INFANTIL

Posted in Humor Informático with tags , , on mayo 30, 2009 by mercybroma
Este niño es un genio

Este niño es un genio

Por: Mercy Azcano    Ilustración: Juan C. Pedreira

La madre llegó al Joven Club acompañada de su hijo y se lo presentó al profesor:
-Estoy preocupada, mi niño no es normal y lo traigo porque me han dicho que la computación contribuye al desarrollo de las habilidades infantiles.
-Seguro que aquí podemos ayudar a su hijo, por favor déjeme a solas con él –replicó solícito el maestro.
Tan pronto la mujer abandonó la oficina, el hombre trató de ganarse la confianza del muchachito y le preguntó.
-¿Qué edad tienes?
-Siete años.
-¿Y a qué te dedicas después de la escuela?
-Ahora estoy enfrascado en mejorar el simulador digital para aprender a manejar.
-¿El simulador digital?
-Uf, acaso usted no ha visto ninguno. Crear el software fue sencillo, lo difícil fue sacar la licencia –contestó con petulancia.
-Ah porque ideaste un simulador y tienes licencia de conducción… -dijo incrédulo el profesor.
-No me quedó otra alternativa, pues mi papá le tiene miedo al tráfico y, aunque fue algo complicado, después de dos noches conseguí el acceso a la base de datos electrónica de las oficinas de Tránsito.
El maestro, nervioso, empezó a dar paseítos cortos de un lado a otro de la oficina.
-Vamos más despacio mi’jito: ¿a qué edad comenzaste en la computación?
-La fecha exacta no la sé, solo recuerdo que a la maestra de preescolar no le gustó mi primer sitio Web aunque nunca llegó a explicarme si por problemas de contenido, diseño, creatividad o funcionalidad –contestó con desaliento el chiquillo y añadió- por culpa de ella perdí las primeras aplicaciones multimedia, ya que se obsesionó con los perritos de plastilina.
-Entonces… -le alentó el hombre, para que continuara el relato.
-Elaboré un perro-robot capaz de mover la cola y levantar la pata al llegar a un poste –prosiguió entusiasmado el niño- pero en la fase de prueba, cuando estaba a punto de patentarlo tuve que desecharlo porque se enamoró de la gata del conserje de la escuela.
-Así terminaron tus experimentos con la robótica ¿no? –inquirió el profesor.
-Que va, esa fue solo la primera etapa, después diseñé un robot programado para transportar la mochila, pues con tantos libros que nos obligan a cargar en la escuela ya tenía problemas en la columna vertebral.
-Ejem… -carraspeó el hombre- volvamos al asunto que te trajo acá, explícame el por qué tu mami está tan preocupada contigo.
-Porque dice que tengo que desarrollar el intelecto –dijo abatido el pequeñín, encogiéndose de hombros.
Sin comprender, el profesor llamó a la madre del niño para que ella le contara el motivo de su inquietud. La señora entró a la oficina e increpó al maestro:
-Usted tiene que ayudarme, este niño no es normal.
Y sin darle tiempo a reaccionar, prosiguió:
-Vamos, mi’jo sé sincero y cuéntale al profe como cada vez que vas al baño te orinas por fuera de la taza…

Anuncios

No me lo manoseen por favor…

Posted in Uncategorized with tags , , on mayo 30, 2009 by mercybroma
José Martí, mi gran inspiración.

José Martí, mi gran inspiración.

A mi me resulta particularmente detestable que me manoseen mis libros…Sí, que no era lo que imaginaban mal pensados…Y escribo esto porque mientras leo a Martí y subrayo los pasajes de su obra que más me interesan, me he encontrado que alguien se me adelantó. Uf…quién habrá sido él o la sinvergüenza…Ahora se me ocurre iniciar una lista de cosas que detesto:
1. Que me hablen acabada de levantar.
2. Que pellizquen el pan.
3. Que mis conocidos me griten en la calle.
4. Que me pregunten cuánto gano de salario.
5. Que me llamen por teléfono cuando escribo.
6. Que me golpeen en el hombro cuando me hablan.
7. Que me sirvan la comida fría.
8. Que me revuelvan mis gavetas (que yo tengo mi propio reguero).
9. Que critiquen mis empellitas, y que me atosiguen con los beneficios de la dieta.
10. Que discrimen a las personas por sexo, color, religión, edad o nacionalidad.
11. Que me apuren para pensar.
12. Que esperen algo de mí.
13. Que me impongan una agenda.
14. Que sueñen con que sirva de guía por mi amada Habana.

Por hoy es bastante, pronto hare la lista de lo que amo, que es mucho más larga. Espero que me cuentes á que le tienes ojeriza…escribe, acompáñame en el camino…

Hoy amanecí en La Habana

Posted in Diario with tags , , on mayo 29, 2009 by mercybroma
Una vista refrescante

Una vista refrescante

Es la primera vez que me animo a escribir un blog y lo peor, prefiero la privacidad. La pasión de la literatura es más fuerte, de ahí el embullo de dejarme atrapar por la tecnología. Para probar fuerzas comenzaré con mi aburrido día y como espero a nadie interese, estaré a mis anchas en bata de casa…
Me asomo al balcón para refrescar mi vista con los niños que somnolientos acuden a la escuela de al frente. Me divierto, porque las madres y padres se quedan contemplando a los niños como si estuvieran en el andén de la estación de ferrocarril. También me llama la atención la alegría de los que llegan tarde ja ja ja. Van relajados, sin prisas, como deberíamos ir todos por la vida, que no vale correr tanto…Bueno, no ha sido tan difícil iniciarme de bloguera, así que comparto fotos y dejo la compu para irme a tomar un café…mañana sigo…

MERCY SE PRESENTA

Posted in PRESENTACIÓN with tags , on mayo 29, 2009 by mercybroma

Mi nombre es Mercy, bueno Mercedes Azcano, soy cubana y nací como Fito Paéz en el 63. Puedo describirme como una gordita, irónica y sarcástica. Amo los animales, la naturaleza y el arte. Me gusta la lectura un montón. Soy fan al chocolate y las películas en blanco y negro. En mi blog podrás leer humor de camino, ese que nos ayuda a andar por la vida y nace al reírnos del absurdo diario.

Aquí genero mis cuentos

Aquí genero mis cuentos

Veng@nz@ perrun@

Posted in Humor Informático with tags , , , , on mayo 27, 2009 by mercybroma
El perrito en una bicicleta pasea por La Habana Vieja

El perrito en una bicicleta pasea por La Habana Vieja

Por: Mercy Azcano     Foto: Perfecto Romero
Cuando mi dueño cambió la forma de escribir mi nombre por esta: C@mpeón, me di cuenta de que algo extraño le ocurría. En realidad la transformación de su personalidad comenzó desde mucho antes, precisamente el día en que entró a la casa con una maletica negra a la cual nadie le dio importancia. ¡Ay, si Carmen, su esposa, o Felito, su hijo, hubieran olfateado el peligro aquella laptop no sería hoy un enemigo tan poderoso!
Para relatar la historia en orden, les diré que el día de los sucesos Lalo traspuso el umbral con cara de cumpleaños y en lugar de acariciarme la cabezota o de tirarme la pelota para que la recogiera, se metió en el cuarto con su computadora. Nos llamó la atención que no se quejara de las guaguas o que no exigiera la comida. Durante horas permaneció hipnotizado delante de la pantalla, hasta que Carmen le dio cuatro gritos para obligarlo a que se bañara.
Varias veces Felito se acercó a su padre a pedirle que le ayudara a terminar la tarea, y aunque Lalo le respondió que más tarde, yo creo que ni lo oyó porque el muchacho se fue a dormir sin lograr su objetivo. Para mí el asunto tomó un negro cariz, con la suspensión de mi urgente salida nocturna. El imprevisto se tradujo en desechos líquidos y sólidos por toda la casa.Esa noche la laptop durmió en la cama entre Lalo y su esposa.
Durante toda la semana se repitió el panorama aunque los problemas se agravaron. Lalo se empeñó en revisar su e-mail cada vez iba al baño, chateaba con su suegra, ante cualquier problema doméstico insultaba a Bill Gates y hasta los catarros se convirtieron en errores de Windows.
En el centro de trabajo las cosas fueron de mal en peor, pues para realizar cualquier tarea fuera de la oficina le exigía al jefe una dirección www. Sus compañeros comenzaron a mirarlo de reojo cuando acudía al comedor con el mouse en la mano.
En el barrio la situación se tornó crítica el día que mi dueño se empecinó en estudiar la posibilidad de adquirir los mandados de la bodega a través de Internet. Cuando le planteó la idea a Pancho, el bodeguero, casi se van a las manos. Y es que Pancho sudaba la gota gorda hasta para conseguir un mocho de lápiz conque anotar las compras en las libretas de abastecimiento..
Carmen fue la primera víctima de la adicción de Lalo a Internet, ya que aunque se esmerara por atraerlo con ropas sexy o con las posiciones más eróticas, su marido permanecía enajenado, navegando toda la noche. La única vez que se desconectó fue por una migraña que por poco lo manda para la tumba.
A Felito lo traumatizó la perdida de su compañero de juegos. Se acabaron la pelota y las acampadas. La vez que al niño le ocurrió pedirle que lo llevara al Museo de Bellas Artes, Lalo lo sentó frente a la máquina y le mostró una visita virtual por las salas de exposición.
Sin embargo, a pesar de todo lo que les he narrado, en justicia considero que el más afectado he sido yo, que de repente me he vuelto invisible a los ojos de mi dueño. Las salidas que tanto me estimulaban han sido suspendidas definitivamente, así que, además de perder la intimidad para hacer las necesidades, he tenido que romper mis relaciones sentimentales con la perrita salchicha del edificio de al lado.
Ante los hechos: el jefe de Lalo está a punto de despedirlo, Carmen ya piensa en plantearle el divorcio, Felito anda en busca de un padre adoptivo y yo pierdo el pelo por culpa del estrés: He decidido adoptar una nueva estrategia que obligue a mi dueño a retornar a nuestra dulce y placentera vida de antes.
Lo primero que se me ocurre es diseñar mi propia página web e insertarla en Google, su buscador predilecto. No obstante, reconsidero esta decisión porque creo que incentivaría su adicción a la red. Otra alternativa es convertirme en un peligroso hacker informático de esos que ponen a llorar hasta el modem.
Aunque pensándolo bien, para ser más práctico mejor aprovecho que Lalo salió del cuarto a buscar un buchito de café y me subo a la cama para ejecutar la mejor de las venganzas. Me acerco al teclado, levanto la pata y allá va eso… ¡Ahhhh… qué alivio!