Veng@nz@ perrun@

El perrito en una bicicleta pasea por La Habana Vieja

El perrito en una bicicleta pasea por La Habana Vieja

Por: Mercy Azcano     Foto: Perfecto Romero
Cuando mi dueño cambió la forma de escribir mi nombre por esta: C@mpeón, me di cuenta de que algo extraño le ocurría. En realidad la transformación de su personalidad comenzó desde mucho antes, precisamente el día en que entró a la casa con una maletica negra a la cual nadie le dio importancia. ¡Ay, si Carmen, su esposa, o Felito, su hijo, hubieran olfateado el peligro aquella laptop no sería hoy un enemigo tan poderoso!
Para relatar la historia en orden, les diré que el día de los sucesos Lalo traspuso el umbral con cara de cumpleaños y en lugar de acariciarme la cabezota o de tirarme la pelota para que la recogiera, se metió en el cuarto con su computadora. Nos llamó la atención que no se quejara de las guaguas o que no exigiera la comida. Durante horas permaneció hipnotizado delante de la pantalla, hasta que Carmen le dio cuatro gritos para obligarlo a que se bañara.
Varias veces Felito se acercó a su padre a pedirle que le ayudara a terminar la tarea, y aunque Lalo le respondió que más tarde, yo creo que ni lo oyó porque el muchacho se fue a dormir sin lograr su objetivo. Para mí el asunto tomó un negro cariz, con la suspensión de mi urgente salida nocturna. El imprevisto se tradujo en desechos líquidos y sólidos por toda la casa.Esa noche la laptop durmió en la cama entre Lalo y su esposa.
Durante toda la semana se repitió el panorama aunque los problemas se agravaron. Lalo se empeñó en revisar su e-mail cada vez iba al baño, chateaba con su suegra, ante cualquier problema doméstico insultaba a Bill Gates y hasta los catarros se convirtieron en errores de Windows.
En el centro de trabajo las cosas fueron de mal en peor, pues para realizar cualquier tarea fuera de la oficina le exigía al jefe una dirección www. Sus compañeros comenzaron a mirarlo de reojo cuando acudía al comedor con el mouse en la mano.
En el barrio la situación se tornó crítica el día que mi dueño se empecinó en estudiar la posibilidad de adquirir los mandados de la bodega a través de Internet. Cuando le planteó la idea a Pancho, el bodeguero, casi se van a las manos. Y es que Pancho sudaba la gota gorda hasta para conseguir un mocho de lápiz conque anotar las compras en las libretas de abastecimiento..
Carmen fue la primera víctima de la adicción de Lalo a Internet, ya que aunque se esmerara por atraerlo con ropas sexy o con las posiciones más eróticas, su marido permanecía enajenado, navegando toda la noche. La única vez que se desconectó fue por una migraña que por poco lo manda para la tumba.
A Felito lo traumatizó la perdida de su compañero de juegos. Se acabaron la pelota y las acampadas. La vez que al niño le ocurrió pedirle que lo llevara al Museo de Bellas Artes, Lalo lo sentó frente a la máquina y le mostró una visita virtual por las salas de exposición.
Sin embargo, a pesar de todo lo que les he narrado, en justicia considero que el más afectado he sido yo, que de repente me he vuelto invisible a los ojos de mi dueño. Las salidas que tanto me estimulaban han sido suspendidas definitivamente, así que, además de perder la intimidad para hacer las necesidades, he tenido que romper mis relaciones sentimentales con la perrita salchicha del edificio de al lado.
Ante los hechos: el jefe de Lalo está a punto de despedirlo, Carmen ya piensa en plantearle el divorcio, Felito anda en busca de un padre adoptivo y yo pierdo el pelo por culpa del estrés: He decidido adoptar una nueva estrategia que obligue a mi dueño a retornar a nuestra dulce y placentera vida de antes.
Lo primero que se me ocurre es diseñar mi propia página web e insertarla en Google, su buscador predilecto. No obstante, reconsidero esta decisión porque creo que incentivaría su adicción a la red. Otra alternativa es convertirme en un peligroso hacker informático de esos que ponen a llorar hasta el modem.
Aunque pensándolo bien, para ser más práctico mejor aprovecho que Lalo salió del cuarto a buscar un buchito de café y me subo a la cama para ejecutar la mejor de las venganzas. Me acerco al teclado, levanto la pata y allá va eso… ¡Ahhhh… qué alivio!
Anuncios

12 comentarios to “Veng@nz@ perrun@”

  1. El blog esta buenisimo, me encanto, estas acabando con la ciencia y las humanidades. Si, las humanidades tambien porque el contenido esta super bueno.
    BESOS y ABRAZOS

  2. Genial, eres la tercera de la familia en tener un sitio en la web. El primero fue Oly, el segundo yo, hasta que me lo prohibieron, y ahora tu. Se la llevo a Marti para que la disfrute.

    • mercybroma Says:

      Migue me alegra mucho tener el tercer lugar en una familia tan hermosa. Que bueno que Marti lo viera y opinara.
      besos

  3. Mercy, me alegraste el dia como siempre.Estoy muy orgullosa de ti, un logro mas, de esta forma muchos mas podran conocer tu forma original de hacer humor.
    Te quiero, Ivonne

  4. CARMEN VERSON Says:

    Hola Mercy, me he reido mucho, pero lo aplaudo al perrito por su venganza perruna, por dejarlo arrinconado.
    FELICIDADES Y MUCHO ANIMO Y SUERTE en este nuevo proyecto , eres muy buena y con mucha imanginacion.
    TU AMIGA CARMITA

  5. Oyeee, el perrito de la foto se llama “Pillo chocolate” y es o era la mascota del difunto equipo Industriales… Pero el cuento esta ‘Pillo” de verdad, gracias por tu sagaz humor, besosssss, yo

    • mercybroma Says:

      Miriam, gracias por la información sobre el lindo perrito, que ya se ha convertido en símbolo de la Vieja Habana. Eres muy amable.
      muaaa

  6. jajajaja… me encanta como escribes Merci… eres genial. Me gustó la del perrito jejeje… Maldito y bendito internet!!! Preferiría estar en la Habana tomando un café contigo y escuchando tus cuentos divertidos… pero en este caso, gracias al internet te leo y te escribo, ya que la distancia nos mantiene lejos.
    Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: