ELLA Y ÉL

Ella y él cotorrean.

Ella y él cotorrean.

  

          

 

 

 

 

Por: Mercy Azcano                                  Foto: Abdel  Romero
   -¡Qué horror!, el vecino me comentó que los científicos acaban de detectar que se ha agrandado el agujero en la capa de ozono –se espanta ella.
   -Y yo he descubierto otro hueco en mis calzoncillos y tú ni te has dado cuenta –contesta sarcástico él.
   -Bastante tengo con el trabajo en la empresa, la cocina y el niño, ¿por qué no te los coses tú? –se enfada la mujer- pero además, explícame qué tiene eso que ver con lo que te he dicho.  Nada, que enseguida aprovechas la ocasión para atacarme.
   -¿Atacarte?, si mi difunta madre se despierta y te oye se vuelve a morir. Por cuánto ella iba a dejar que mi padre o yo tocáramos una pieza de costura –se lamenta el marido.
   -No hagas drama y deja a la difunta en paz.  Aquellos eran otros tiempos, fíjate si la la vida ha cambiado que ahora la gente se preocupa por lo que sucede en el cielo –para mortificarlo le pregunta- ¿has pensado en qué te vas ha hacer cuando se fastidie la capa de ozono?
   -Salir con un paraguas porque ya no tendré calzoncillos y los rayos ultravioletas me podrán achicharrar las pelotas –riposta irónico el hombre.
   -Muy gracioso –suspira la mujer- razón tiene el vecino, contigo no se puede.
   -¿Y desde cuando yo soy tema de estudio en las conversaciones de ustedes? –se enoja él.
   -Te equivocas si piensas que perdemos el tiempo en hablar de ti, él es un hombre culto y cada vez que nos encontramos en el ascensor me cuenta algo novedoso –responde la esposa- Hoy me explicó eso del agujero y la cantidad de peligros que le acarrearía a la humanidad.
  -“La humanidad” –la imita en son de burla- Chica, ese no será un tarrú que tendrá miedo que se le derritan los cuernos o quizás está preocupado por el tamaño de sus propios huecos.
   -No seas vulgar, mira que ese hombre se ha quemado las pestañas para aprender todo lo que sabe.
   -Lo que él sabe lo conoce hasta tu hijo, que para enseñar está la escuela –contesta irritado- lo que sucede es que el hombrín quiere lucirse y tú le sigues la corriente.  Si en realidad es tan sabio y le interesan los huecos ¿por qué no se dedica a estudiar las torticas huecas que venden por ahí, o los panes con jamón, rellenos en los bordes y huecos en el centro, o los de baches de las calles, o los huecos que nos dejan en los bolsillos los vendedores de carne en el agromercado?
   -Bueno hombre, yo creo que esos agujeros son tan dañinos como el de la capa de ozono, solo que más inexplicables –se ríe ella y le da un beso, al tiempo que le alcanza la aguja y el hilo.

Anuncios

2 comentarios to “ELLA Y ÉL”

  1. Mercy, es super refrescante tu sitio, siempre me sorprendes y me sacas una buena carcajada ….te quiero.

    • mercybroma Says:

      Ivonne, que tus comentarios son muy importantes pa’ mi camino, así que no me abandones en esta marcha…
      muaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: