Bebé en la red.

Preocupaciones infantiles

Preocupaciones infantiles

Por Mercy

A Lalo no le alcanzaba la jornada laboral para localizar en Internet los últimos datos de su proyecto. “Los asesinos del tiempo”, como él los llamaba, lo convertían en blanco de sus ataques.
Cada vez que abría una página web los compañeros de trabajo lo asediaban con nimiedades: uno, que olvidaba la contraseña; el otro, que con la pezuña borraba un documento importante; la despistada de más allá, que infectaba la PC con un troyano, al ejecutar un adjunto…
Para no cometer un crimen laboral, decidió llevarse una laptop para la casa con el ingenuo propósito de navegar sin interrupciones. Tan pronto encendió la computadora su hijo Luis Enrique, de seis años, se le acercó:
-¿De dónde vienen los bebés?
-Los traen las cigüeñas de París –se apresuró en contestar Claudia, la suegra.
-Entonces mi mamá es una cigüeña –respondió el niño asombrado.
-Ese fue un chiste de abuelita, en realidad los niños están dentro de una semillita que cada papá pone en la barriga de la mujer –aclaró, enojado, Lalo.
-¿Y por donde entra la semilla a la barriga? –insistió la criatura.
-Por el ombligo –respondió Lalo en una salida de lujo.
-Ah, por eso mami grita y se ríe por las noches, es que le hace cosquillas cuando le colocas la semillita.
-Mi’jito no le hagas caso al tonto de tu padre que los niños no son boniatos –ripostó Claudia, en venganza.
-Los niños llegan por Internet –intervino el abuelo Armando- a través de la computadoras las personas se envían mensajes, algo así como pequeñas cartas, y es dentro de esos correos electrónicos que llegan los bebés.
-¿Abue, pero como es eso?- dijo el pequeño rascándose la cabeza.
-Tan sencillo como freír un huevo: la mamá y el papá se ponen de acuerdo sobre como quieren que sea el hijo y lo describen en un mensaje –contestó divertido el abuelo- a los nueve meses reciben la respuesta.
Sin poder contenerse y para mortificar al yerno, Claudia intervino:
-Claro, que a veces por Internet circulan unos virus que se introducen en la máquina y entonces llega un bicho feo como tu papá.
-O también puede suceder que los padres no hayan pasado el curso de computación y en lugar de encargar una niña, pidan una vaca decrépita, como ocurrió en el caso de tu abuela –concluyó Lalo.
Cuando Claudia iba a protestar, el yerno empezó a teclear. Tocaron a la puerta y al abrir entró Tania, la vecina de 70 años.
-Lalo mi’jo tú crees que te pueda dictar ahora un correo pa’ mi hijo que está en Moa -la mujer se colocó los espejuelos y desplegó diez hojas de menuda letra- es que le cuento al nene lo que me sucedió hoy en la consulta del quiropedista.
-Y pa’ describirle como le quitaron los callos, usted necesita tantas páginas –inquirió el pobre Lalo, al imaginarse una madrugada tecleando, pues apenas sabía escribir con dos dedos.
-Es que el especialista también me curó la verruga plantar –tartamudeó la anciana.
La suegra de Lalo, se lanzó en su auxilio:
-No se preocupe Tania, que mi yerno le mandará el correo a su hijo, así que díctele y verá que pronto acaban…
Fue en ese momento que el niño, presente en la escena acotó:
-Señora, y si quiere, cuando termine puede encargar un bebé, que dice mi abuelo que papi es un bárbaro en eso…

Anuncios

2 comentarios to “Bebé en la red.”

  1. CARMEN VERSON Says:

    Mercy eres un fenomeno con los cuentos, pobre Lalo, mas vale que se vaya al desierto, y el niño va a pillar una diarrea mental, jajajaj
    Bueno el caso es que nos haces reir y olvidar muchas cosas, me gustan mucho tus cuentos te quiere Carmita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: