LA TECNO MANÍA SÍ TIENE CURA

CUIDADO CON EL SELFIE

Por: Mercedes Azcano Torres       Caricaturas: José Luis

Cuando después de referir una larga lista de padecimientos repentinos, la paciente escuchó el diagnóstico del médico, no supo si reír o llorar: “Usted es víctima de la tecno manía”.

Con aquella ocurrente definición el galeno se refería al mal uso de las tecnologías, que como aliadas son maravillosas por sus posibilidades ilimitadas, pero que cuando se convierten en adicción pueden ser un enemigo peligroso.

Los achaques que trae consigo el abuso en el empleo de computadoras y dispositivos móviles, son múltiples y diversos: tendinitis, dolores cervicales, fatiga ocular, sobrecarga de los pulgares, codo de tenista, dificultades con la audición y hasta insomnio.

Quienes sufren de tecno manía, léase los adictos a las tecnologías, son fáciles de identificar. Usan el celular hasta para mandar mensajes a la pareja que tienen al lado; no se despegan de su Tablet o su laptop; se relacionan más en el ciberespacio, que en la vida real; y se convierten en presentes-ausentes para la familia, a la cual, paradójicamente, intentan mantener cercana en imágenes, ya sea en fotos o como protector de pantalla.

Si eres de los que prefieres ver la vida a través del lente de la cámara digital, recuerda que beber un café en compañía o discutir de pelota con amigos reales, proporciona más bienestar que la comunicación con conocidos a través del perfil de Facebook.

La compulsión por las tecnologías propicia el aislamiento, lo afirma alguien que ha sido testigo de la desagradable la escena provocada por una persona en shock al descubrir que se le quedó el móvil en casa. Quién no ha sufrido en carne propia el suplicio de intentar sostener un diálogo con un interlocutor distraído por un juego electrónico.

El antídoto para esta enfermedad es gratis y consiste en caminar, correr, despegarse de la pantalla del ordenador para llevar a los hijos al cine, a la playa, a los museos; en fin, compartir cara a cara con los seres queridos. Darle espacio al amor y a los abrazos, respetar la intimidad familiar y no ser un pesa’o digital. Que la vida tiene muchos más caracteres que un tweet.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: