Archivo para humor cubano

DE MADRE

Posted in Humor costumbrista with tags , , on junio 1, 2017 by mercybroma

PORTADA DE PALANTE DE MAYO 2017

Anuncios

ALBERTO LUBERTA: UN MAGO DEL HUMOR

Posted in Diario with tags , , , , , , on enero 24, 2017 by mercybroma
ALBERTO LUBERTA EN RADIO PROGRESO.

ALBERTO LUBERTA EN RADIO PROGRESO.

Por: Mercedes Azcano                       Fotos: Perfecto

¿Cómo se las ingenia para escribir un libreto diario para un programa radial? Le preguntábamos siempre al querido guionista Alberto Damián Luberta Noy, padre durante más de medio siglo de los simpáticos personajes de Alegrías de Sobremesa. Y él solo se encogía de hombros mientras sonreía, dándonos así una lección de su proverbial modestia.

JUNTO AL MAESTRO EN EL MUSEO DEL HUMOR, EN SAN ANTONIO DE LOS BAÑOS.

JUNTO AL MAESTRO EN EL MUSEO DEL HUMOR, EN SAN ANTONIO DE LOS BAÑOS.

Al enterarnos de su fallecimiento en La Habana, el 23 de enero de 2017, recordamos las múltiples ocasiones en que compartimos con este mago del humor,  durante los festejos de la Humoranga y las Bienales del Humor en San Antonio de los Baños. Momentos en los que fuimos testigos de su popularidad y de la admiración que le profesaban los cubanos de diversas generaciones.

EN LAS FIESTAS POPULARES DE LA HUMORANGA.

EN LAS FIESTAS POPULARES DE LA HUMORANGA.

Nacido el 27 de septiembre de 1931 en su amado Pogolotti, en Marianao, aprendió mecanografía desde niño, lo que le facilitó su labor como copista para la radio, en fecha tan temprana como 1947. Posteriormente incursionó como escritor para los espacios televisivos De repente en televisión (con Rosita Fornés) y Secundino Tracy (con Idalberto Delgado y Mario Galí).

Esta leyenda de la radiodifusión que hizo de la emisora Radio Progreso su casa y de Alegrías de Sobremesa uno de los programas más populares de Cuba, fue miembro del Movimiento 26 de Julio en la clandestinidad y vivió el exilio en Venezuela.

En el año 1983 participó en la Brigada Artística Cubana que llevó sonrisas a los soldados internacionalistas en Angola. Por su destacada trayectoria recibió la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez, que otorgan las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Premio Nacional del Humor y Premio Nacional de la Radio, Luberta fue fundador del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura y acreedor de numerosos reconocimientos. Recientemente había sido galardonado con la Medalla conmemorativa por el 60 aniversario de las FAR.

EN LOS ENSAYOS DEL PROGRAMA ALEGRIAS DE SOBREMESA.

EN LOS ENSAYOS DEL PROGRAMA ALEGRIAS DE SOBREMESA.

Carismático y familiar, el amor a su esposa y sus hijos lo extendió a actores y actrices entrañables como Idalberto Delgado (el Paco de Alegrías…), Marta Jiménez Oropesa (Rita) y a Aurora Basnuevo (Estelvina), así como a técnicos y personal de “la emisora de la familia cubana”.

dsc_1048-small

La huella de este legendario autor, paradigma de sencillez y laboriosidad, perdurará en la cultura nacional y gracias a la magia de su versatilidad el pueblo le recordará más que como hombre de la radio, como intelectual multifacético siempre fiel a la tierra que le vio nacer.

¡SILENCIOOO…!

Posted in Humor costumbrista with tags , , on enero 9, 2013 by mercybroma
INVASIÓN SONORA

INVASIÓN SONORA

TEXTO: MERCY     ILUSTRACIÓN: MARTIRENA

-¡Cógeme los huevos! –voceó el vendedor, y añadió en tono picaresco- con cariño y a dos pesitos.

Lalo, sentado en un muro mientras aguardaba el turno para pelarse, lo miró con cara de pocos amigos.

Este tipo es un amarga’o”, pensó el otro, y como si le leyera la mente, Lalo se dijo para sus adentros: No soy un amarga’o, lo que pasa es que el ruido me tiene hasta los…

-Huevooosss…lleva tus huevitos baraticos…-gritó el escandaloso.

Y el apesadumbrado Lalo se quedó cavilando en que el barrio se había convertido en un auténtico gallinero. Años atrás la bulla provenía, generalmente de la grey infantil. Vociferaban los apasionados jugadores de pelota, y también, los propietarios de las ventanas cuyos cristales sufrían el embate de las temporadas beisboleras.

Una que otra vez, alguna parejita anunciaba su boda o “suicidio” (al decir de los bromistas) con el claxon del auto nupcial. Pero ahora, la contaminación sonora del vecindario resultaba insoportable. Imbuido en sus pensamientos, Lalo no se había percatado de la proximidad de Ismael, su mejor amigo, quien lo saludó con un manotazo en el hombro:

-¿Cómo va la chapeadora, socio? –preguntó, refiriéndose al barbero.

-Con esos pela’os raros que le piden los chamas y la cantidad de gente que hay, creo que me agarra el lunes, en la cola.

Un energúmeno que acababa de llegar, lanzó un bramido que estremeció los cimientos del portal:

-¿El último?, ¿quién es el últimoooo…?

Un gracioso le respondió a voz en cuello: “El último eres tú, porque yo soy el penúltimo”. Lo que se dijeron después, por suerte nadie pudo oírlo, porque en la calle se cruzaron varios carretilleros. “Compre su plátano maduro y su buena cebollaaa…”, chillaba uno; en lo que otro, pitaba con un silbato e intercalaba su pregón: “Aquí su pan suave, calenticooo…”.

Lalo le comentó lo de la invasión sonora a Ismael, quien coincidió en sus opiniones:

-Figúrate, anoche mismo no pude dormir porque se disparó la alarma de la tienda de los bajos y nadie vino a apagarla, por suerte no se trataba de un robo, porque de serlo se habrían llevado hasta los clavos.

-A mí lo que me desvela es el perro del vecino, que toda la noche se la pasa ladrando en la azotea, el perro, no el vecino, aunque este es más animal que su mascota.

-Nada es comparable con los bafles de Yosvany, el muchachón de los bajos, y es que a todo volumen nos tortura durante horas con la música más pedestre.

-En eso discrepo –intervino Lalo- porque los días que pasé en provincia, en casa de mi tía Juana, la que vive frente a la terminal, sufrí en carne propia el escándalo de los cocheros, con sus borracheras y sus chistes groseros, durante toda la madrugada.

Justo en ese punto de la conversación, Ismael divisó a su vecina, quien acababa de asomarse al balcón del tercer piso del edificio de enfrente, y sin pensarlo le gritó:

-Maríaaa…, tírame la soguita con la jaba para ponerte el yogurt que te compreeé…

Aquello colmó la paciencia de Lalo. Ni corto ni perezoso, abandonó la cola de la barbería. Para qué pelarse, si gracias a la cabellera que le tapaba las orejas, aún conservaba los tímpanos.

DESPROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Posted in Humor costumbrista with tags , , , on enero 9, 2013 by mercybroma
A BOTAR GORDAS EN EL 2013

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA…

TEXTO: MERCY        ILUSTRACIÓN: MARTIRENA

Jugaban al dominó aquel domingo, cuando Lalo empezó a enumerar sus deseos para el nuevo año:

-Pienso volver a correr por las mañanas para ver si bajo las empellitas de grasa, meterle cabeza a unos juegos didácticos en computación y acabar de arreglarle la pata al librero, que ya es puro comején.

Ismael, su pareja en el juego, prosiguió:

-Deseo que a los choferes de ómnibus les de por escuchar boleros y que, en el caso de los almendrones, siempre tengan vuelto para billetes de veinte cañas.

Martica, la hermana de Lalo aprovechó la distracción de los contrincantes para meter un forro con el blanco-ocho.

-Mamá, esa ficha no va ahí –gritó Douglas, su hijo, con la típica ingenuidad infantil.

-Niño, pa’ la próxima te callas –se molestó ella- no ves que no tengo nueve.

-Pues yo sí, allá va la que menos pesa –se apresuró en jugar Lalo, para soltar el doble- y hazme el favor, mi hermana, deja de hacer trampas…

Para disimular su enojo, la mujer se apresuró en retomar el tema:

-Mi propósito este año es hacer dieta y bajar por lo menos veinte libras…

-Sí, y yo me pienso convertir en el lanza-cuchillos del circo –comentó Ismael, burlándose.

-No te rías, en verdad me han dado unas recetas buenísimas como la de la pizza de berenjena, y no me puedes decir que los vegetales engordan…

Lalo se acordó de las sucesivas dietas de su hermana: la de la Luna, la del té, la del agua, la del berro y la peor, la de las proteínas, que acabó con los ahorros familiares de cinco años, sin que la mujer bajara un gramo, aunque sí se montó en los catorce de hemoglobina.

Pensó entonces en deseos prácticos como: que los cajeros automáticos nunca se rompieran, que al llamar al 113 no hubiera congestión en las líneas, que su amigo Ismael dejara de pegar la gorra en las fechas señaladas, que Martica aprendiera a cocinar para que el arroz no le quedara hecho bolas, que los vecinos dejaran de importunar a la hora del juego de pelota, que Douglas no pegara más mocos debajo del brazo del sillón…

-Pues yo querría que todos los días fueran de vacaciones –suspiró el sobrino, como si pudiera escuchar los pensamientos del tío.

-Y yo que tu padre te llevara para su casa, aunque fuera una semana -ripostó Martica, con rencor, al volverse a pasar frente al nueve.

Mientras esperaba a ver la jugada de su amigo Lalo, Ismael se entretuvo en imaginar deseos disparatados relacionados con el trabajo. Qué rico sería convertirse en suplente de comensales ausentes en los restaurantes, probador de colchones, catador de chocolates o heredero sustituto para las grandes fortunas.

Lalo también se pasó al nueve y le tocó el turno a Douglas, quien siguió soltando fichas.

-Este niño es un bota-gordas –dijo Ismael, que ahora no llevaba el ocho, puesto por el chico- a ver, mi’jo, juega tú solo…

Para aliviar la tensión el tío intervino:

-Pensándolo bien, lo que más deseo es que mis compañeros de departamento retomen el vicio de fumar, porque no hay nada más económico que ser un fumador pasivo, no te gastas un medio y gozas con el humito…

Fue en ese momento que el juego se trancó y al virar las fichas Douglas resultó ganador con el doble blanco. Sin ponerse de acuerdo, los tres mayores, desearon mentalmente, al unísono, que el próximo curso escolar los maestros extendieran las clases hasta los domingos.

¿QUÉ LE FALTA A LA HABANA?

Posted in Humor costumbrista with tags , , , , , on noviembre 13, 2012 by mercybroma

SIEMPRE HAY OPCIONES PARA SALIR DE UN APURO.

TEXTO: MERCY    ILUSTRACIÓN: MARTIRENA

Ante la cercanía de un nuevo aniversario de la fundación de La Habana, Lalo eterno enamorado de las bellezas de su ciudad, se puso a pensar en qué nuevo proyecto podría convertirla en una metrópoli ideal.

A su juicio, tendría que ser una instalación multifuncional que la insertara en el Olimpo de la Arquitectura.  Pero, ¿qué idear en una urbe tan rica en monumentales edificaciones? Teatros, museos, bibliotecas, sitios históricos, paseos, plazas…No por gusto La Habana Vieja y su sistema de fortificaciones están incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial, discurría el idealista Lalo.

Ensimismado en sus pensamientos, aquella tarde casi ni habló durante la sobremesa. Motivo por el cual Ismael, su amigo; Martica, su hermana y Douglas, su sobrino, que jugaban dominó, comenzaron a embromarlo. Para poner fin al relajito a su costa, Lalo les transmitió su inquietud.

-Lo que esta ciudad necesita es la Casa del Cake –sugirió la glotona Martica, que soñaba con vivir permanentemente en el Museo del Chocolate, atiborrándose de bombones.

-Socio, lo mejor sería crear la Casa del Humor, así las personas disiparían los disgustos habituales con el transporte, las colas y los precios del mercado, riéndose en exposiciones de caricaturas o espectáculos humorísticos –razonó Ismael.

Aquello puso a pensar a Lalo, conocedor del patrimonio cultural de la ciudad por ser un participante entusiasta en el programa Rutas y Andares, que cada año convocaba en el verano la Oficina del Historiador.

Le encantaban los paseos por los museos de la Ciudad, Orfebrería, Numismático, de Naipes, de Arqueología, de Pintura Mural y, sus preferidos: el del Tabaco y el del Ron. Se conocía de memoria las salas de los dos Museos de Bellas Artes (el de arte cubano y el universal), había disfrutado de hermosos conciertos en la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís y en el Oratorio San Felipe Neri. Pero en verdad, sentía que faltaba una Casa del Humor.

Sin embargo, para su sorpresa, la propuesta más curiosa la hizo su sobrino Douglas:

-Tío, yo creo que lo que tu debes pensar es en que se construyan bastantes baños en La Habana.

-¿Baños? –preguntó, curioso, Lalo.

-Sí, porque cuando la maestra nos lleva de visita a la casita de Martí o de Juan Gualberto, o cuando vamos a jugar al parque inflable los fines de semana, nunca tenemos donde orinar y tenemos que hacerlo debajo de las matas.

Los mayores se quedaron petrificados al rememorar gratificantes recorridos en los que sufrieron lo indecible aguantando las necesidades naturales del organismo, por no encontrar un triste baño. Es verdad, se dijo Lalo, para edificar grandes sueños, como las pirámides, hay que pensar en los sencillos pilares, en este caso: los baños públicos.

 

 

A TIRO DE HUMOR CUBANO

Posted in Información with tags , , , , , , on octubre 31, 2012 by mercybroma

CARICATURA DE LA AUTORÍA DE ENRIQUE LACOSTE

Texto: Mercy Azcano                                    Foto: Perfecto Romero

Curiosa y singular resulta la exposición colectiva de los caricaturistas del periódico humorístico Palante para quienes hoy pasean por la calle Mercaderes, en La Habana Vieja. Y es que contrasta el mensaje de paz de esta muestra titulada “A tiro de humor” con la sede escogida para la ocasión: el Museo Armería 9 de abril.

    En homenaje al 51 aniversario de la publicación (fundada el 16 de octubre de 1961) y a las jornadas por la Cultura Cubana, se exhiben hoy las más de treinta obras de la autoría de 17 caricaturistas. Entre ellos sobresalen reconocidos dibujantes como Francisco Blanco (Blanquito), Mirian Alonso (Míriam), Daisy Chong, Antonio Mariño (Ñico), José Luis Palacios (José Luis), Enrique Lacoste (Lacoste), Narciso Martínez (Narciso) Manuel Gómez (Sampayo) y Enrique Pérez (Enrique).

   También se incluyen dibujos de Gerardo Hernández Nordelo, uno de los cinco compatriotas presos injustamente en cárceles norteamericanas, ganador en la década del ochenta del concurso “Chispa Joven” (auspiciado por la publicación), y que aún hoy, continúa colaborando en las páginas de Palante.

    En la muestra están representados diversos géneros como: caricatura personal, humor blanco, negro, erótico, ecológico y sátira política, entre otros, así que si quiere reírse un rato con lo mejor del humor palantero le invitamos a visitar el Museo Armería 9 de Abril, sito en  Mercaderes 157 e/ Obra Pía y Lamparilla, La Habana Vieja (abierto de martes a sábado de 9.00am. a 5.00pm y los lunes de 1.00pm. a 5.00pm.).

 

¿ES USTED INVISIBLE?

Posted in Humor costumbrista with tags , , , on octubre 31, 2012 by mercybroma

UD. PUEDE SER INVISIBLE EN EL SIGLO XXI

Por: Mercy Azcano                                                                             Ilustración: Martirena

Para ser invisible no hacen falta superpoderes, pensaba Esperanza, mientras aguardaba en la cola de la farmacia a que le vendieran un medicamento. Y es que ninguna dependiente atendía a los clientes, de tan ocupadas que estaban en una escena surrealista: tres empleadas arreglaban estantes, dos contaban los paquetes de almohadillas sanitarias, una hablaba por teléfono y la más gordita, discutía el menú del almuerzo que le había encargado a una cuentapropista.

Al comentar sus pensamientos con un veterano que esperaba sudoroso con par de recetas en la mano, el hombre se empezó a reír:

-En efecto, ahora mismo, cuando entré al Consultorio Médico, atestado de pacientes, cortésmente di los buenos días y nadie me contestó.

-La sensación de ser inmaterial es tan frecuente como molesta, ayer en el agromercado me desgañité preguntándole al vendedor por el precio de la frutabomba y este fingió estar ocupado para no responderme –corroboró la mujer- pero, además, igual me sucede cuando entro a una tienda a comprar cualquier producto, le hablo a los empleados y ellos ni se dignan a dirigirme la palabra.

-Para nosotros los viejos la cosa es peor, cada vez que salgo a la calle con mi hija, las personas en lugar de preguntarme directamente cualquier cosa, se dirigen a ella, como si yo estuviera decrépito o no pudiera hablar por mí mismo.

A esa altura del diálogo, la cola de la farmacia se había multiplicado y se producía una riña entre las que contaban las almohadillas, porque los números no daban y cada cual defendía su resultado.

Un medio tiempo, que había escuchado la conversación entre Esperanza y el anciano, comentó:

 

-Hasta la familia me hace sentirme invisible, pues al llegar al hogar, mi esposa está fajada con los calderos; los muchachos, jugando en la computadora; y mi suegra, alelada frente al televisor; así que ni se enteran de mi presencia.

-Es que ya ni siquiera a la hora de la sobremesa lo notan a uno –se lamentaba el veterano- porque con el corre-corre diario no hay sobremesa, cada cual come por su lado, con el plato en la mano.

Al escuchar esto último, Esperanza lo rebatió:

-Donde único no me siento para nada invisible es en la casa, porque desde que entro por la puerta mis hijos me están exigiendo una merienda; mi esposo me pelea porque no encuentra la toalla para bañarse; mi papá me reclama que no le acabo de traer los espejuelos de la óptica, como si la demora fuera culpa mía, y hasta el perro me ladra, pidiendo su comida.

Para suerte de los concurrentes, la gordita jamaliche concluyó la definición del menú y llamó al primero de la cola. El turno le correspondía a Esperanza, solo que antes de que diera un paso en dirección al mostrador, se le adelantó una jovencita con uniforme escolar.

-Tía, deme un chance que tengo que entrar a la secundaria y mi abuela se antojó de que le comprara el meprobamato.

Sin esperar respuesta, la chiquilla extendió la receta y el dinero a la empleada, y la pobre Esperanza se sintió ignorada, una vez más, para confirmar su teoría de que en esta bella tierra, en pleno siglo XXI, cualquiera puede ser invisible.